El homicidio de Rubén Omar Cigarán, se produjo el 15 de febrero de 2013 aproximadamente a las 13:50 a manos del policía bonaerense Diego Walter Flores. La causa penal se instruyó como IPP N 5860/13 y estuvo dirigida por la UFI 1 del Departamento Judicial La Plata, a cargo de la fiscal Ana Medina, en el ámbito del Juzgado de Garantías N° 6 del juez Fernando Mateos.

La primera versión de los hechos se acomodaba a conveniencia del asesino. El Diario “El Día” de La Plata informaba que: “Un policía bonaerense mató ayer a la tarde de un disparo a un joven de 17 años que, presuntamente junto con un cómplice, intentó asaltar a otro efectivo policial para robarle la moto en diagonal 115 a la altura de la calle 122. (…) El trágico asalto se produjo alrededor de las 14.30. A esa hora, Leandro Junquera (28), un efectivo policial que presta servicios en el Ministerio de Seguridad, se disponía a detenerse en proximidades del semáforo de avenida 122 y 43. Junquera circulaba por diagonal 115 en una moto Yamaha 125cc, cuando sorpresivamente lo abordaron dos jóvenes con intenciones de robarle el vehículo”.

En efecto, y al igual que todos los involucrados en el caso, Leandro Martín Junquera es policía bonaerense, clase 1984 y con legajo N 172801, fue designado Sargento en marzo de 2011.

Con la habitual ambigüedad investigativa cuando se trata de un policía involucrado, en la carátula de la causa aparecían inicialmente Junquera como víctima de un supuesto robo, pero tanto Omar como Flores como imputados.

El mismo día del hecho se efectuaron las medidas de prueba preliminares de rutina por parte de la bonaerense: Se realizó un croquis ilustrativo, se notificó al imputado Flores y se le hizo un examen psicofísico. Además, se tomaron declaraciones testimoniales en sede policial a tres policías que llegaron momentos después del hecho. Como siempre, ante un hecho de esta naturaleza, muchos policías se reportan en el lugar de los hechos sin ningún motivo más que no sea el de brindar cobertura al delito cometido y procurar su impunidad. También este día se labró otra acta donde se secuestró el arma de Flores.

El día 16 Ana Medina recibió la causa, y ordenó la declaración del imputado Walter Flores a tenor del art. 308 del CPP. En una actitud que presagiaba lo que vendría eligió describir el hecho imputado de esta manera: que “al intentar impedir un robo, efectúa un disparo provocando la muerte de Omar”. De esta manera la declaración del imputado contiene en la propia descripción del hecho imputado el argumento para la defensa. Ya en este punto era evidente que el hecho no se pretendía investigar seriamente ni por la policía ni por el Poder Judicial. La Fiscal pronto se terminaría de desentender para siempre de esta investigación.

El mismo día 16/2/13, a un día del hecho y a instancias de la Fiscal, se dispuso la libertad de Flores “Su accionar podría encuadrarse en el art 34 inc 4to, 6to y 7mo (defensa de un deber, defensa propia o defensa de un tercero). Y no existen elementos para suponer que va a evadir el accionar de la justicia” dijo Medina.

Luego se realizó la pericia respecto de Omar. La policía con anuencia de la Fiscal, seguía investigando a la víctima. El resultado fue negativo.

Por entonces la familia de Omar empieza a investigar de manera autónoma y logra ofrecer varios testigos antes no tenidos en cuenta. El 27/03/13 se agregó una nueva pericia efectuada por la Asesoría Pericial sobre Omar también con resultados negativos. Recién a fs. 86 y 99 se agregaron informes de policía efectuados el día de los hechos. En estos se hallan fotos del hecho, de los que no se advierte rastros de arma alguna en poder de Omar. La autopsia efectuada el  8/4/13, a casi dos meses del hecho, por los médicos legistas de la Asesoría Pericial (fs. 115) describe las lesiones de Omar. Resulta determinante la herida en la mano izquierda de Omar, mano con la que según Flores sostenía el arma con la que le apuntaba.

A fs. 169 se agregó por cuerda las causas 5607/13 y 5605/13 en las que se investigan hechos anteriores en los que se pretende sindicar a Omar como responsable.

Con los elementos hasta aquí reseñados, se formó el segundo cuerpo de una investigación en la que ya se evidencia la falta de voluntad de investigación por parte de la Fiscal.

Posteriormente se agregaron declaraciones efectuadas en sede policial el día 13/02/2013.

Entre éstas la declaración de Alejandro Miranda –policía- quien refirió que fue comisionado a los fines de certificar domicilio y de manera encubierta tomó fotografías de la casa de la familia de Omar, donde se refieren a Omar como el encartado, cuando en realidad en este expediente resulta la víctima.

También con esa fecha, se agregó  la declaración de  Félix Alberto Velazquez –otro policía-, quien  refiere que de averiguaciones, surge que Omar atemorizaba al barrio y asalta a los transeúntes y que se escondía en su domicilio. Asimismo informa que de la compulsa del libro de sumarios surge que Omar tenía una causa por tentativa de robo (causa 5605/13).

El 23/01/14 la Fiscal finalmente decretó el cierre de la causa y el 27/01/14 solicitó al Juez de Garantías el sobreseimiento de Walter Flores. Además, la fiscal infiere respecto al hecho de la herida en la mano de Omar que por donde tiene la herida en la mano, no la tenía en forma defensiva. El 31/01/14, casi al cumplirse un año del hecho, el Fiscal de Cámara, Héctor Vogliolo, adhirió al pedido de sobreseimiento.

Ante este panorama, el día 5/03/2014 la familia de Omar no tuvo más remedio que constituirse en particular damnificado, plantear la nulidad del pedido de sobreseimiento y requerir la elevación a juicio.

El 28/03/2014 el abogado defensor de Flores se opuso a la requisitoria de elevación a juicio y pidió que se confirme el sobreseimiento. Además solicitó que se destaque la improcedencia y se llame la atención al letrado de la familia.

El 1/04/14 el juez de Garantías Mateos resolvió no hace lugar a la oposición y eleva a juicio la causa respecto a Walter Diego Flores.

Posteriormente la Cámara confirma la elevación a juicio y radica el expediente en el Tribunal Oral Criminal 4.

Si no hubiera sido por la insistencia de la familia y el acompañamiento de las organizaciones, el caso hubiera quedado en total impunidad, producto del accionar de la Policía, los fiscales y el Poder Judicial.

fotos-1716331h360

Anuncios