La defensa de Diego Walter Flores corre por cuenta del equipo de abogados de Fernando Ariel Pedersoli, quien trabaja en la Asesoría Letrada del Ministerio de Seguridad, que funciona en la sede  de calle 2 entre 51 y 53, y es efectivo de La Bonaerense.

Según el Boletín Interno 41-08 del Ministerio de Seguridad, por la Resolución 1466 de junio de 2008 el ministro de Seguridad Carlos Stornelli designó como Jefe de la Unidad de Inspección en el área de fiscalización de la Dirección General que audita agencias de seguridad privada al Capitán Fernando Ariel Pedersoli, Legajo policial 18.593 y DNI 21.647.929, clase 1970.

En 2010, ya como subcomisario en el escalafón comando, es reafirmado en cargo en el Ministerio de Seguridad y Justicia de la provincia, y reunificado. Según el Boletín Oficial de la República, tiene armas de puño registradas a su nombre.

Firme en su convicción defensista, este abogado patrocina también, en conjunto con Gustavo Funes Ostapchuk, al integrante del grupo Halcón Cristian Daniel Duarte, quien en febrero de 2014 asesinó con su arma reglamentaria a los jóvenes Mauricio Andrada e Ismael Perusatto en 71 entre 23 y 24 de La Plata, e irá a juicio de marzo de 2018 acusado de doble homicidio en ocasión de robo.

El Dr. Pedersoli defiende además, en conjunto con Mario Mac Dougal y Alejandro Fernández, a los 8 policías implicados en el asesinato de Juan Martín Yalet, de 35 años, detenido en agosto de 2015 tras una entradera en La Plata y fusilado esposado en la parte trasera del patrullero por personal del Comando de Patrullas Comunitario y la Comisaría 9na.
Aún siendo que el Art. 106 Inciso d. del Decreto 332/04 reprime como falta grave para los efectivos de La Bonaerense “efectuar disparos con el arma provista u otra asignada, sin justificación en acto de servicio alguno”, Pedersoli va al juicio por la impunidad de Flores en el asesinato de Omar. La defensa técnica del Estado sobre asesinos de uniforme es una clara muestra de solidaridad de cuerpo del Ministerio de Seguridad con sus muchachos: por un robo no los defienden, pero cuando es gatillo fácil se los toma como hechos de servicio.

Anuncios