El tribunal que juzgará a Diego Walter Flores es el Tribunal en lo Criminal Nº 4 de La Plata, integrado por los jueces Emir Caputo Tártara, Julio Germán Alegre y Juan Carlos Bruni.

De los magistrados puede decirse que ofician como presidente Bruni, como vice Alegre y como vocal Caputo Tártara. El trio viene alternando en los cargos hace un tiempo. Tanto Bruni como Caputo Tártara son hombres de larga carrera en la justicia penal bonaerense. Alegre, hijo del ex presidente del Club Estudiantes de La Plata Julio Alegre, llegó al tribunal tras haber sido secretario del juez Federico Atencio.

En cuanto al desempeño en causas que implican crímenes cometidos por integrantes de la policía bonaerense, el tribunal fue el que condenó en abril de 2010 a los policías de la Comisaría 3ra de Los Hornos que asesinaron de un disparo en la cabeza dentro del patrullero a Darián Barzábal, de 17 años, en enero de 2007. El fallo por “homicidio calificado por ser miembro de una fuerza policial y abusar de su función” sentenció con prisión perpetua al sargento Santiago Regalía como autor del disparo, y a 5 años de prisión al teniente primero Iván Martínez. Además recibieron 3 años de prisión en suspenso al jefe de la Comisaría de Los Hornos, Eduardo Zaffino y Christian Gutiérrez, el policía que conducía el patrullero, por el encubrimiento del crimen.

Como integrantes de Tribunal Oral Criminal 3, Caputo Tártara y Bruni condenaron a parte de los policías de la Comisaría 9na de La Plata que torturaron y asesinaron a Daniel Migone en noviembre de 2005, acusado por un robo que no había cometido. La sentencia llegó en julio de 2013 y se condenó a perpetua a los policías Luis Díaz Zapata, Daniel Espósito y Carlos Tolosa, otorgaron diez años al oficial Marcelo Falcón y absolvieron a la oficial María Valeria Maciel.

Pero como no todas son buenas,  además en marzo de 2010 el Tribunal Nº 4 absolvió de culpa y cargo a 3 oficiales del Servicio Penitenciario Bonaerense acusados de violar y quemar vivo al interno Luis Ángel Gorosito Monterrosa en la Unidad 29 de máxima seguridad de Melchor Romero en el año 2004. Gorosito se había atrevido a denunciar las habituales torturas y malos tratos en las cárceles bonaerenses y por ello sufrió represalias. En contraste a esa valentía, los jueces no se presentaron a leer el fallo y mandaron a la secretaria a poner la cara frente a los familiares: Bruni con la excusa de estar de viaje y Caputo Tártara por una supuesta afección en la garganta. En el proceso privilegiaron la autopsia realizada por la perito médica de la Policía Bonaerense Silvina Cabrera, por sobre el dictamen de los peritos médicos de la Asesoría Pericial de La Plata, y a pesar de que la Resolución 1390 de la Procuración General obliga a que las pericias, en casos donde se sospecha sobre agentes penitenciarios o policiales, no sean realizadas por peritos de la policía. Así el Director dela Unidad 29, Eduardo Martino (defendido en juicio por Andrés Vitale, hoy designado juez en el Tribunal Oral Ciminal Nº 3 de La Plata), el responsable del pabellón Nº 10, Sergio Chaile, y el inspector de vigilancia José Pedrozo, eludieron su responsabilidad en el crimen.